Copa RFEF
29/03/2017
19:15
C. F. Fuenlabrada
Atlético Saguntino
ENTRADAS
PATROCINADORES
Copa RFEF
C. F. Fuenlabrada
Atlético Saguntino
29/03/2017
19:15
ENTRADAS

Te invitamos a un recorrido por más de 40 años de afición, colores y pasión por el C. F. Fuenlabrada.

El nacimiento fruto de la unión

Los orígenes de la creación del Club de Fútbol Fuenlabrada nos remontan al año 1.975. Por entonces existían dos clubes emblemáticos y representativos de la localidad, C.D. San Esteban y la Agrupación Deportiva Fuenlabrada, que se había creado poco antes. Ambos convivían en armonía y eran apoyados por el ayuntamiento de la localidad de forma igualitaria. La idea surgió del por entonces alcalde de la localidad, Regino Beneítez, que sugirió a los directivos de ambos clubes la fusión para aunar esfuerzos, recibir una mayor subvención municipal y crear un único club, representativo de una ciudad que ya empezaba a dar síntomas de crecimiento.

De esa voluntad, y del acuerdo al que llegaron ambas directivas, el 5 de junio de 1.975 nació lo que es actualmente el Club de Fútbol Fuenlabrada. Había muchas cosas que dilucidar hasta el momento. La más urgente, elegir una junta directiva, tras lo cual se decidió que fuera Francisco Polidura el primer presidente de la nueva entidad. El orden de los socios se realizó por sorteo entre los fundadores. También era importante elegir el color de una vestimenta que diera unas claras señas de identidad al club. La coincidencia en las segundas equipaciones, de color azul, hizo que fuera esta tonalidad la elegida para representar al club. Fueron designados, como primeros delegados para el club, Francisco Pulido y Miguel Zaragoza. Un papel primordial en el nacimiento del nuevo club lo jugó Ramón García Pajuelo, que fue designado secretario de la entidad y que aún hoy continúa ligado al club, como delegado del mismo.


Ya estaba el equipo formado, ahora había que inscribirlo en competición. Se decidió jugar en el campo de fútbol existente por entonces junto al cementerio, lo que es en la actualidad La Aldehuela. No había vallas que delimitasen el campo pero, poco a poco, con la ayuda de socios, aficionados y voluntarios, y con la aportación de la materia prima por parte del ayuntamiento, se fue tapiando el campo, lo que permitió que el club, gracias a sus méritos deportivos, tuviera la opción de ir subiendo de categoría en años sucesivos. 

Primeros pasos

El primer entrenador que tuvo el actual Fuenlabrada fue Antonio Moreno, que consiguió el ascenso a Tercera Regional, y que permaneció en el cargo durante seis temporadas, pasando, posteriormente, a ocupar la secretaría técnica del club. Dos años después de la fundación del club, Francisco Polidura abandonó la presidencia del mismo, dando a paso a Félix Galván, que permaneció en el cargo durante seis temporadas. 

Durante su fructífera presidencia, en las sucesivas temporadas, el equipo fue alcanzado el objetivo y subiendo de forma continua de categoría, pasando de militar en Tercera Preferente a hacerlo en Tercera Regional, Segunda (en dicha categoría se estuvo dos años), Primeral Regional, Preferente y Tercera División, este último ascenso conseguido de la mano de Juan Clemente, que había sucedido en el cargo de entrenador del primer equipo a Antonio Moreno en 1.981, y que permaneció en el cargo hasta 1.985.

Precisamente en ese año el Real Madrid se interesa en uno de los jugadores de más proyección en nuestro club, Pedro Fernández Cuesta. Las inmejorables relaciones entre ambos clubes permitieron un rápido acuerdo, fructífero para los intereses del Fuenlabrada. También en ese año se producía la llegada al club, como directivo, de Pedro Díaz Loeches, actual gerente del club, y que previamente también fue delegado del mismo. Pedro Díaz ha sido, junto a  Ramón García, las dos personas que con su impagable esfuerzo y entrega han contribuido de manera fundamental al crecimiento y desarrollo del club.

El ascenso a 2ºB y coqueteo con la categoría de plata

A finales de la temporada 82-83, concretamente el 27 de mayo de 1.983, a Felix Galván le sucedió en la presidencia Julián Pérez Escolar, que se mantuvo en el cargo cerca de doce años, siendo el presidente que más tiempo ha permanecido al frente de la entidad. Al inicio de la temporada 85-86, tras la marcha de Juan Clemente, Luis García Mancebo era nombrado nuevo entrenador y Antonio Santacruz secretario técnico del club. Con Julián Pérez al frente, la entidad consiguió, de igual forma que su antecesor, grandes logros, culminando con el ascenso a 2ª División B, de la mano de José María Martínez como artífice del mismo en junio de 1.994, en aquel histórico encuentro en La Aldehuela frente al Bergantiños, en el que se venció por 2-0, con sendos goles de dos jugadores surgidos de la cantera, Ángel Vega y Dani Bouzas.

 En 1.995 hubo nuevas elecciones, gracias a las cuales Francisco Herrero, hasta entonces vicepresidente del club, asumía la presidencia del club. Aunque su etapa como presidente del club fue corta, su papel fue fundamental para contribuir al crecimiento del club, afrontado con éxito las diversas adversidades que hubo de sortear durante su mandato y para la conversión del club en sociedad anónima deportiva. Su llegada coincidió con la primera temporada de la entidad en la Segunda División B y, aunque de forma trabajada y muy sacrificada, se consiguió mantener la categoría.

Memorable es el encuentro de play off por la permanecia disputado en terreno neutral, concretamente en Tudela (Navarra), en el que el Fuenlabrada, con dos tantos de Paco Labella, consiguió dar la vuelta al marcador ante un complicado rival como era el Nastic de Tarragona, que nos había superado meses antes en partido de Copa del Rey. Tras el estreno de la categoría, la segunda temporada en la misma, 95-96, la dirección se confió a Fernando Sierra, quien permaneció en el cargo hasta el mes de diciembre, siendo sustituído por el tándem formado por Fernando Cuesta y Nebo Milicic,  quienes se hicieron cargo del equipo, culminando de forma muy honrosa la temporada. 

Después de la recuperación mostrada por el equipo y en reconocimiento a su buen trabajo, la directiva decidió que ambos renovaran de cara a la siguiente campaña, llevando durante la temporada 96-97 al equipo a las cotas más altas nunca alcanzadas en la categoría de bronce. Como muestra, recordar que, en la última jornada, el equipo llegó a El Molinón, para enfrentarse al Sporting B, con todas las opciones, pues dependían de ellos mismos, para clasificarse entre los cuatros primeros y disputar los play offs de ascenso. El resultado final, de dos a cero, dio el pase a los asturianos.

 

Descenso a Tercera y retorno a la categoría de bronce

Para la temporada 97-98 se contrató a Eduardo Caturla y se realizó una fuerte inversión para que el equipo diera el salto definitivo. Memorables son los nombres de fichajes como Aguilar, Rafa Bono, Chuso o Iñaki. El equipo cuajó una buena primera vuelta, pero los resultados no acompañaron en la segunda vuelta. Aún así, el equipo consiguió de forma holgada la permanecia.

Con la voluntad de seguir arriba, se apostó, para la siguiente temporada, por otro entrenador, de reconocido prestigio y curtido en mil batallas, que incluso había entrenado en Primera División. Se trataba de Felix Barderas, Felines. Con él, el equipo permaneció líder durante varias jornadas  hasta la mitad del campeonato, pero el equipo, en la segunda vuelta, pagó el gran esfuerzo realizado en la primera y culminó el campeonato en la mitad de la tabla. A mediados de esta temporada, en el mes de diciembre, se inició el proceso para la transformación del club en sociedad anónima deportiva, hecho que culminó a finales de temporada, pasando a ser el nuevo presidente del Consejo de Administración, Joaquín de Andrés, uno de los nuevos accionistas.

En las dos siguientes temporadas el conjunto alternó una temporada desigual, 1999/2000, liderada por José Miguel Polo, alcanzando la salvación a poco del final de la campaña, con otra más complicada y desgraciada, la 2000/2001, que  culminó con el descenso de categoría, el primero en la historia del club, tras no perder ningún partido en los play offs por la permanencia disputados ante Algeciras y Binefar. Una prueba más que evidente de que el deporte fue injusto con el gran esfuerzo realizado por el equipo.

Para el retorno a Tercera División se confió como entrenador en Tomás Fernández. El equipo cuajó una buena temporada pero se desinfló en las últimas jornadas, en las que se hizo cargo del mismo, Juan Clemente, que fue confirmado como entrenador para la temporada siguiente. En la campaña 2002-2003 el equipo permaneció entre los cuatro primeros gran parte del campeonato, ganándose un puesto en los play offs de ascenso, disputados en modalidad de liguilla contra Rápido de Bouzas, Caudal de Mieres y Promesas Ponferrada. Fue en esta última localidad dónde el equipo consiguió, tras empatar a un gol, retornar a la categoría de bronce. 

Para la vuelta a 2ªB se volvió a confiar en un viejo conocido de la casa, que ya conocía la entidad a la perfección. Se trata de José María Martínez, que colocó al equipo en la zona calmada de la tabla y que destacó por conformar una plantilla competitiva, con jugadores como David Barral, Rubén Anuarbe, Luna o Álvaro Cámara, que obtuvo importantes victorias realizando un excelente fútbol en feudos difíciles como León, Palencia, Ponferrada o la misma Ciudad Deportiva del Real Madrid. Un año más tarde el club fichaba a un joven técnico, Emilio Ferreras, plenamente identificado con el club. Su trayectoria en las temporadas que estuvo en el club fue de menos a más, teniendo desigual suerte, ya que en su debut en el equipo y la categoría, y hubo de disputar la permanencia ante el Talavera, con un empate en un final de infarto que supuso la merecida continuidad en 2 ªB.

 

La última incursión en Tercera

En la siguiente temporada, 2005-2006, el equipo se mantuvo durante doce jornadas entre los cuatro primeros, con serias aspiraciones para disputar el play off de ascenso. Solo los malos resultados de las últimas jornadas frustraron ese sueño. Fue, además, la temporada en la  que Miguel Ángel Arto Proaño se hizo cargo de la presidencia del club, en la que continúa actualmente, tras el cambio registrado en el accionariado del club, en el mes de febrero de 2006.

La temporada 2006-2007 fue de transición, de aprovechar la estela de la temporada anterior y con aspiraciones de seguir en la misma línea. Nada más comenzar la segunda vuelta, el equipo encadenó una serie de resultados positivos que hicieron albergar unas esperanzas que se esfumaron en las últimas jornadas pero que, aún así, hicieron acabar al equipo en una posición más que cómoda en la tabla.

La siguiente campaña, 2007-2008, y tras una serie de resultados adversos, Emilio Ferreras daba paso a José Aurelio Gay, entrenador con experiencia, incluso, en equipos de Segunda División. El gran esfuerzo realizado por la entidad, con la llegada de jugadores de probada valía y trayectoria, no impidieron que se perdiera la categoría.

Para afrontar la temporada 2008/2009,  se confió en un auténtico símbolo del club, Curro Hernández, jugador durante 17 temporadas del club y legendario capitán. El se puso al frente de una plantilla con varios jugadores de la campaña anterior y con otros refuerzos de Segunda B. Tras un inmejorable comienzo, el equipo mantuvo una trayectoria irregular, siendo el entrenador sustituido  por José Ramón Corchado, con experiencia en ascensos y situaciones difíciles, que no pudo impedir que el equipo acabara la temporada en una discreta posición en la mitad de la tabla.

En la temporada 2009-2010 llegó Esteban Bécker, que se mantuvo dos años en el cargo. La primera fue una temporada en la que el equipo hizo de La Aldehuela un auténtico fortín, no perdiendo ningún solo encuentro. El equipo estuvo todo el año en los puestos de privilegio pero, desgraciadamente, se quedó fuera de los play off, cuando todos le daban como candidato seguro, en la última jornada, al caer derrotado ante el San Fernando y resultar claramente perjudicado en la carambola de resultados de la última jornada. 

El club le dio continuidad a Esteban Bécker para la campaña siguiente, y el equipo cuajó una buena primera vuelta, consiguiendo permanecer gran parte de la misma entre los cuatro primeros, terminando con un ilusionante segundo puesto. Después  del periodo vacacional de invierno, el equipo comenzó con algunos resultados adversos que le hizo perder la solidez que le venía caracterizando y terminó la temporada, sin aspiraciones, en la octava posición. 

La temporada 2010-2011 tuvo, de todas formas, una significación especial: fue la última en la que el Fuenlabrada disputó sus encuentros de competición, como equipo local, en el mítico y vetusto estadio de La Aldehuela, para dar paso al recién construído estadio Fernando Torres, más moderno y acorde a las necesidades de una ciudad en contínuo crecimiento y para un club con aspiraciones de conseguir algo grande.


Adiós a La Aldehuela, bienvenido Fernando Torres

El 1 de septiembre se inaugura el Estadio Fernando Torres con la visita del Atlético de Madrid de Primera División, que acudió a tan memorable acontecimiento con sus mejores jugadores, haciendo disfrutar a la gran multitud de aficionados que llenaron por completo el nuevo estadio de una buena tarde de fiesta y fútbol. Ante la imposibilidad de que Fernando Torres pudiera acudir a dicha inauguración, por encontrarse concentrado en Suiza con la selección española absoluta, fueron sus padres y hermanos quienes acudieron para estar presentes en un momento histórico para la ciudad, para el club y para el jugador, homenajeado por la ciudad que le vio crecer.

La temporada tuvo un arranque dubitativo en el aspecto deportivo y en la jornada nueve, Antonio Rivas se desvinculaba del club. Llegaba Antolín Gonzalo como nuevo entrenador y el equipo comenzaba a obtener victorias que hacían que se marchasen a las fiestas navideñas en lo más alto de la tabla. En la segunda vuelta, la tónica siguió siendo la misma, continuando como líderes en gran parte del campeonato, terminando primeros al final de la liga regular. El sorteo de los play offs de ascenso deparó un primer enfrentamiento ante el conjunto tinerfeño del CD Marino, ante el que no se pudo superar la primera eliminatoria, que hubiese significado el ascenso directo. Los dos siguientes rivales, el gallego CDC Cerceda y el sevillano Coria CF sirvieron para demostrar la garra y la casta de los jugadores de la plantilla. El 24 de junio de 2012, tras ganar en el partido de ida por 0-3, el CF Fuenlabrada se imponía por 1-0 al Coria CF y lograba el ascenso, por tercera vez en su historia, a 2ª B, el primero en el Fernando Torres, ante un afición entregada, que llenó el estadio y que llevó en volandas al equipo hacia el objetivo final conseguido.

 

La siguiente temporada, 2012-2013, primera de la tercera etapa del club en la categoría de bronce, puede considerarse también como histórica. El equipo volvió a hacer una de sus mejores clasificaciones de su historia en la categoría, sextos, lo que le valió la clasificación para disputar la Copa del Rey, teniendo, hasta pocas jornadas antes de acabar el campeonato, la posibilidad de clasificarse entre los cuatro primeros y disputar los play offs de ascenso a 2ª División. Comenzó en el banquillo Cosmin Contra, joven entrenador que fuera jugador del Atlético de Madrid o Getafe, entre otros, quien se mantuvo en el banquillo hasta la jornada diez. Le sucedería José María Salmerón, quien continuaría y ratificaría la buena labor iniciada por su antecesor, clasificando al equipo en un meritorio sexto puesto.

 

La consolidación en Segunda División B 

 

No menos histórica fue la siguiente temporada, 13-14, la de la consolidación en la categoría de bronce del fútbol español. Se hace cargo de la dirección deportiva Francisco Ors y se ficha como entrenador al serbio Josip Visnjic, entrenador curtido en la categoría y perfecto conocedor de la misma. Gran parte de la plantilla del año anterior continúa y el equipo reedita el éxito de la campaña anterior, volviendo a terminar en sexta posición y clasificándose, de nuevo, para disputar la Copa del Rey. De igual forma que un año atrás, llega con opciones de meterse entre los cuatro primeros hasta la penúltima jornada.

En la temporada 14-15 se apuesta por un viejo conocido del club, el técnico Emilio Ferreras, que vuelve a la entidad tras una exitosa etapa en el Getafe B. Se conforma un equipo de garantías, con oficio y experiencia en la categoría. A pesar de caer eliminado en la segunda ronda de la Copa del Rey ante la Real Balompédica Linense, el equipo cuaja un gran arranque de temporada pero según avanza la misma la buena sensación de juego no llega acompañada de buenos resultados. De esta forma, en el mes de febrero de 2015, se produce el relevo en el banquillo y José Luis Navarro, segundo entrenador hasta entonces, toma las riendas del equipo en sustitución de Emilio Ferreras. El equipo consigue el objetivo de la permanencia varias jornadas antes de la finalización del campeonato y termina en la zona media de la tabla clasificatoria.

 

Nuevo sueño: Cabeza, Corazón, Alma

 

Historia