NOTICIAS

La plantilla del Fuenla visitó a los niños en el Hospital

Les llevaron los juguetes y camisetas que la afición y el club donó

19/12/2018 06:17

Cada año la plantilla del Fuenlabrada tiene una importante visita al Hospital de la localidad para felicitar las fiestas a los más pequeños de la casa. Encabezados por el capi, Juanma Marrero, y por Mere, acudieron a la cita Bardaji, Clavería, Sotillos, Borja Lázaro, Marcos Gullón,  Óscar Fernández y del cuerpo técnico Robert García Toral, Miguel Chamorro ‘Chamo’ y Manolo Rubio. Una amplia representación de la plantilla, que después de un entrenamiento intenso para preparar la visita de la Ponfe del próximo sábado a las 12:00, quisieron mostrar lo involucrado que está el equipo con la ciudad.

 

Como cada año, la visita al hospital se convierte en un placer compartir un rato con los pequeños y por la atención que brindan desde el centro al Club. Desde María del Rosario, responsable de comunicación, como todos y cada uno de los integrantes de la plantilla médica que nos recibe con una sonrisa y nos guía para poder visitar a cada una de las familias que están en el hospital. Los peques y las familias sonreían con cada uno de los regalos con los que les obsequiaban los jugadores. A algunos les tocaba más de cerca ya que el pequeño de uno de nuestros abonados estaba ingresado… A los que no nos siguen con tanta proximidad, también les dimos algunas invitaciones para que puedan venir a disfrutar al Torres con todos nosotros y se enganchen a esta ilusión. Algunos de los peques sorprendieron a los jugadores con sus conocimientos de fútbol y con una colección de cromos envidiable y con un ídolo por encima de todo: Marcelo. Una mañana muy entretenida y con un gran ambiente.

 

Especial mención el caso de Óscar, que lleva un año en el hospital, y que aunque venía con la camiseta del Madrid también nos contó que le gustaba el Fuenla y confesó que vendrá a nuestros partidos. Alucinó cuando nuestros jugadores le regalaron una bufanda conmemorativa del partido de Copa ante el Real Madrid y cogió tanta confianza que les confesó algunos asuntos sentimentales. Al final, el resumen de la visita fue que, pese a que los pequeños siguen ingresados y superando los distintos problemas que atraviesan, durante unos minutos se pudieron olvidar del hospital y guardaron un poco del Fuenla en sus corazones. Son de esas visitas que enriquecen a todos y que ayudan a ayudar porque la felicidad de los niños es algo de lo más gratificante que podemos encontrar  ¡Gracias a todos por recibirnos!